Al Servicio de la Comunidad Hispana

(619) 777-6796

Llama AHORA!      

 

 ¿Sueñas con independizarte y empezar tu negocio propio?

Según la SBA (Administración de Negocios Pequeños) en Estados Unidos existen 30 millones de empresas/negocios pequeños, los cual representa el 99.9% de todas las empresas. En otras palabras, casi la totalidad de los emprendimientos comerciales son empresas/negocios pequeños. Esto se debe a que nunca antes fue tan fácil independizarse y comenzar un negocio propio.

Los rápidos cambios tecnológicos han modificado (y siguen modificando) la forma en la cual nos comunicamos, compramos productos, y también el modo en el cual nos promocionamos para llegar a potenciales clientes. 

Ya sea que quieras comenzar con un emprendimiento convencional o prefieras aprovechar las ventajas de Internet (o tal vez una combinación de ambas), lo cierto es que no podrás dejar de lado al mundo virtual. Internet llegó para quedarse y lo mejor que puedes hacer ver cómo puedes utilizarla a tu favor. Con internet todo se ha simplificado, desde la forma en la cual nos comunicamos, buscamos productos, pagamos o transferimos dinero, hasta a la forma en la cual nos damos a conocer y nos promocionamos para llegar a nuevos clientes.

Hoy, si realmente quieres independizarte y comenzar tu negocio propio, solo necesitas tener una buena idea, un poco de capital, y fundamentalmente, una profunda determinación y confianza en ti misma/o. Recuerda esto: nada puede contra la constancia y la determinación! Te lo dice alguien que cuando llegó a California casí no hablaba inglés, empezó repartiendo pizzas de día y periódicos por las noches, y hoy es abogado en el estado con el exámen más exigente de todo Estados Unidos y donde solo el 7% de los abogados son hispanos.

Sin embargo, más alla de todas las facilidades modernas, lo cierto es que sigue siendo necesario cumplir con todas las formalidades y requisitos legales, eso no ha cambiado ni va a cambiar. Por ejemplo, para tener un sitio virtual a través de cual puedas promocionar tus servicios, recibir pagos o hacer transferencias de dinero, será necesario que cuentes con una entidad mercantil habilitada, te encuentres inscripto en el ente recaudador, de modo tal que puedas pagar tus cargas tributarias, y también necesitarás contar con una cuenta bancaria que te permita cobrar presencial o remotamente por los productos o servicios que ofrezcas.

Seamos claros, lo que se ha simplificado es la forma de llegar al cliente, hacer negocios y cobrar por productos y servicios. Sin embargo, la parte relacionada con la inscripción y habilitación de un comercio, sigue siendo muy burocrática, como el resto de nuestras interacciones con entidades gubernamentales y con el fisco. Lo bueno es que aun cuando abrir un negocio fue y será un proceso burocrático, el comenzar una entidad mercantil en Estados Unidos es mucho más simple que hacerlo en otros países, y no queda limitada exclusivamente a ciudadanos o residentes legales. Sí, leiste bien: en términos generales no hay restricciones para que alguien que no es ciudadano o residente pueda abrir una empresa en Estados Unidos.

Al respecto cabe aclarar lo siguiente: Un extranjero puede ser accionista, director, o presidente de una entidad mercantil estadounidense, pero NO puede ni trabajar en los Estados Unidos, ni recibir ni sueldo ni compensacion por su cargo a no ser que sea residente legal (tenga un "green card"), tenga un permiso de trabajo, o haya obtenido una visa especial, como la E2. En otras palabras, puedes ser el dueño y directivo de tu empresa, pero no puedes trabajar para la misma en los Estados Unidos (puedes trabajar para tu empresa en tu país).

¿Cómo empezar?

Si ya has tomado la decisión de comenzar tu negocio propio, la primer pregunta que debes hacerte es qué tipo de organización mercantil es la más adecuada para el modelo de negocio que quieres comenzar. Esto es de vital importancia ya que la estructura comercial que elijas condicionará aspectos fundamentales de tu futuro negocio, como ser su nombre, el nivel de responsabilidad civil que afrontes, la forma en la cual tendrás que gestionar y reportar tu actividad comercial, y los impuestos que deberás abonarle al fisco (lo cual incluye, no solo su monto, sino también los formularios que deberán ser presentados, los  cuales varian dependiendo de cada caso).

Estructuras mercatiles más comunes:

Las siguientes son las estructuras mercantiles más frecuentes, cada una presenta sus ventajas e inconvenientes, los cuales tendrán que ser evaluados según las circunstancias particulares de cada caso particular.

  • Cuentapropista o "propietario individual" (sole proprietorship): Es la estructura más básica. Su formación no exige mayores requisitos. Debido a que no hay separación legal entre el individuo y el negocio. El balance entre pérdidas y ganancias se declara en forma personal utilizando el formulario conocido como "Schedule C" (Pérdidas y Ganancias de un Negocio). Si bien ofrecen simpleza y facilidad para iniciar una actividad comercial, esta estructura mercantil NO ES RECOMENDABLE, ya que el propietario responde en forma ilimitada con todo su patrimonio personal.

  • Sociedad (partnership): Son entidades mercantiles formadas por dos personas o entidades quienes se asocian con fines comerciales. Los socios comparten pérdidas, ganancias y la gestión indistinta del comercio. La sociedad no paga impuestos en forma separada, sino que lo hace cada socio en forma individual, según su porcentaje de participación. Al igual que en el caso anterior, esta estructura mercantil NO ES RECOMENDABLE ya que todos los socios responden en forma solidaria y mancomunada con la totalidad de su patrimonio personal.

  • Corporación "C": Una corporación "C" es una entidad que tiene personalidad jurídica propia (es una entidad legal independiente tanto de sus duenos (accionistas), como del órgano de administración (directorio), Por tal razón, esta entidad legal independiente puede demandar y ser demandada, así como también adquirir, disponer o transferir bienes. Es la estructura mercantil de mayor complejidad, tanto para su formación, como para su administración. Por estos motivos, solo es recomendable para emprendimientos de cierta importancia y envergadura. Su principal ventaja radica en el hecho que al ser una entidad legal totalmente independiente de sus dueños, éstos no tendrán que responder civilmente con su patrimonio personal. Más allá de sus beneficios, en la mayoría de los casos esta estructura mercantil NO ES RECOMENDABLE ya que, como se mencionó anteriormente, su creación y administración conlleva una gran cantidad de requisitos que deben ser cumplimentados con precisión, además de imponer una doble carga tributaria, ya que la corporación pagará impuestos sobre sus ganacias, pero los accionistas también tendrán que reportar y pagar impuestos sobre los dividendos que reciban.

  • Corporación "S" ("Small Corporation"): Una corporación "S" es similar al caso anterior pero para negocios de menor envergadura. No pueden tener más de 100 accionistas y deben emitir acciones de un solo tipo. Los accionistas deben ser o ciudadanos norteamericanos, o residentes legales (LPR-Legal Permanent Resident). La gran ventaja es que no hay una doble carga tributaria, ya que las pérdidas y ganancias no son reportadas por la entidad sino por sus accionistas. En otras palabras, brinda la protección del patrimonio de una corporación "C", sin la problemática de tener que pagar un doble impuesto. Pero, nuevamente, se requiere ser ciudadano o residente legal ("green card").

  • Corporación Profesional ("Professional Corporation"): Similar a las anteriores, con la diferencia que todos sus socios deben ser profesionales admitidos y habilitados para ejercer su profesión (ejemplo: abogados, contadores públicos certificados, quiroprácticos, dentistas, veterinarios, etc.). Sin ir más lejos, mi empresa, Alex Monsalve Law Firm, PC, es una Corporación Profesional habilitada por la barra de California.

  • Companías de responsabilidad limitada (LLC-Limited Liability Company): Ante todo aclaremos que, contrariamente a la creencia popular, una LLC NO es una corporación. La letra "C" hace referencia a "compañía" y no a "corporación", es por ello que son entidades mercantiles mucho más simples de formar y de administrar. En forma simplificada podríamos decir que una LLC es un híbrido entre una corporación y una sociedad. Al igual que en las corporaciones, los dueños (quienes en este caso son llamados "miembros" debido a que no hay acciones, sino "cuotas" de participación) no responden con su patrimonio personal, o sea que tienen una responsabilidad que se limita al aporte de capital que originalmente hayan realizado. Sin embargo, a diferencia de una corporación, la entidad no necesita presentar impuestos en forma separada, sino que lo harán cada uno de los miembros en forma individual y según su grado de participación. Es por este motivo que se las conoce como entidades del tipo "pass-through" (dejan pasar de largo los impuestos desde la LLC hacia sus miembros). Por último, debido a que para ser miembre de una LLC no se requiere ser ciudadano, ni residente legal, ésta es la mejor opción para emprendedores extranjeros que quieren iniciar un negocio en Estados Unidos.

    Nota:
    Tanto las Corporaciones "C", como las "S", como las "LLC", estan sujetas a impuesto mínimo anual de $800 (minimum franchise tax), aun cuando hayan reportados pérdidas.

    Otra decisión sumamente importante será la de determinar dónde vas a establecer tu negocio. Si tienes pensado ofrecer tus servicios o productos dentro de California, entonces no tienes muchas opciones y deberás establecer tu negocio aquí. Sin embargo, ésta no siempre es la mejor opción, especialmente para quienes no piensan hacer negocios dentro de este estado, ni viven aquí, ni son considerados residentes legales. En algunos casos puede ser más beneficioso formar tu nueva entidad mercantil en estados que ofrecen leyes más benévolas en cuanto a impuestos, administración y responsabilidad civil, como por ejemplo Nevada o Delaware,

Pasos básicos para iniciar tu negocio propio:

  1. Elegir cuidadosamente el nombre de la empresa.
  2. Registrar la empresa con la Secretaria del Estado (SoS).
  3. Redactar los estatutos internos y/o contratos sociales.
  4. Registrar el dominio virtual de tu futuro sitio web.
  5. Obtener un número de identificación tributaria (EIN-Employment Identification Number) con el IRS.
  6. Obtener licencias y permisos estatales y/o municipales, de ser necesarias.
  7. Registrar el nombre y logo de tu empresa con la oficina de Marcas y Patentes (USPTO).
  8. Diseñar un sitio virtual.
  9. Abrir una cuenta bancaria.
  10. Habilitar un sistema de cobro online,

Siendo que yo mismo siempre me consideré un emprendedor y he trabajado en forma independiente la mayor parte de mi vida, comprendo perfectamente los retos a los que te enfrentas y los pasos que tendrás que cumplir para lanzar tu negocio propio.

¿Es posible completar todos estos pasos por cuenta propia y sin ayuda? Sí, puede hacerse. SIn embargo, lo más probable es que no te sea fácil, especialmente si el idioma inglés no es tu lengua materna o si no estás familiarizada/o con la forma de hacer trámites en California o en Estados Unidos. Piénsalo de esta manera: siempre podrás pararte frente a un espejo y cortarte el cabello tu mismo/a, o bien, puedes optar por ir a una peluquería y dejar que alguien con más experiencia lo haga por ti. ¿Cuál crees que quedará mejor?

Como abogado habilitado para ejercer la profesión por la Barra de California (State Bar Association) puedo ayudarte a sortear estos retos con mayor facilidad y rapidez. 

Te repito, dado que me considero un emprendedor más, siento una gran satisfacción personal cada vez que puedo ayudar a otros emprendedores/as, tanto de Estados Unidos como de otros países, a que puedan concretar su sueño americano, independizándose al iniciar su negocio propio.

Conozco cómo funciona el sistema y puedo faciltarte las cosas, evitándote que tengas que lidiar con formularios que son difíciles de entender, y con procesos burocráticos que son intrincados y que a la larga se terminan convirtiendo en trabas dificiles de sortear, especialmente si tienes alguna limitación idiomática o si no conoces el sistema a la perfección.

Por eso. si estás plenamente convencida/o que quieres concretar tus sueños y deseas comenzar tu negocio propio en los Estados Unidos, entonces envíame un email para agendar una cita privada en la cual juntos analizaremos los pormenores de tu situación particular, para luego determinar cuál es el mejor camino a seguir.

PS1: No, no es necesario ni que seas ciudadano, ni residente para poder registrar una empresa en Estados Unidos.

PS2: Si lo que estás buscando es la posibilidad de obtener una visa de inversión E-2 y vives en alguno de siguientes países, también puedo asesorarte. Envíame un email aclarándome que tienes interés en las visas para inversores E-2.

¿Cuál es el próximo paso?

Enviame un e-mail para agendar una consulta privada donde analizaremos los pormenores de tu situación particular, para luego determinar cuál es el mejor camino a seguir.​​​